¿Cómo y por qué adoptar un perro abandonado?

Si tienes en mente la adopción de un perro abandonado debes saber que esa decisión te convierte es un ser humano especial. ¿La razón? Con la adopción de un perro le regalas a nuestro amigo peludo una nueva oportunidad de dar y recibir amor.

Muchos de los perros disponibles para adopción fueron abandonados en la calle y sufrieron maltrato físico. Otros ni siquiera conocen un hogar, pues nacieron en la intemperie a merced del frío, el miedo y el hambre. Por eso, sea cuál sea el caso, adoptar un perro es enseñarle al animal el valor de pertenecer a una familia.

Adoptar un perro

Piensa, además, que cuando adoptas un perro le salvas la vida a un animal que puede ser sacrificado por sobrepoblación en los refugios.

Ventajas de la adopción de un perro abandonado

Adoptar un perro abandonado tiene sus ventajas, algunas de ellas son:

  • Contribuyes a reducir la tendencia de la compra y venta de perros sin hogar.
  • Habilitas un cupo en el refugio que puede ser ocupado por otro perro en situación de calle.
  • Muchos de los perros abandonados son adultos, y ya superaron la etapa de desórdenes y travesuras, por lo que se suelen adaptar sin inconvenientes al entorno familiar.
  • Ganas un amigo incondicional que te retribuirá con lealtad, tras incorporarlo a tu núcleo familiar.

¿Cómo es la adopción de un perro?

La adopción de un perro puede variar de acuerdo al país y las condiciones fijadas por el refugio.

Sin embargo, generalmente para la adopción necesitas ser mayor de edad, presentar un comprobante con tu dirección de domicilio y firmar un contrato que te compromete a no abandonar al animal, garantizarle atención veterinaria cuando lo amerite y no utilizarlo para fines ilícitos.

También antes del proceso adoptivo es posible llevarte un cachorro en vez de un perro adulto. Solo debes consultar si hay propietarios de perras embarazadas que han declarado su intención de donar un perro recién nacido a un refugio.